¡DIOS BENDIGA A NUESTROS JÓVENES!

¡DIOS BENDIGA A NUESTROS JÓVENES!

¡NUESTROS MARTIRES!

¡NUESTROS MARTIRES!

¡PROHIBIDO OLVIDARLOS!

¡PROHIBIDO OLVIDARLOS!
EL SACRIFICIO DE NUESTROS HIJOS NO PUEDE SER EN VANO
CUANDO LA TIRANIA SE HACE LEY,LA REBELION ES DERECHO. Simón Bolivar .

¡YA BASTA!

¡YA BASTA!

sábado, 13 de septiembre de 2014

MISERIA HUMANA: MILITARES SAPOS PREMIADOS POR EL REGIMEN!!

Con información de Sebastiana Barráez Pérez - Sebastiana Sin SECRETOS!!
Edición 920 - 09/12/2014 
Fuente: Quinto Día
SEBASTIANA BARRAEZ
Según la periodista Barráez habrían sido 4 los oficiales que se acogieron a la figura de "TESTIGOS PROTEGIDOS" del régimen, luego de una supuesta delación e incriminación de otros oficiales de la Fuerza Armada Bolivariana, en un supuesto caso de conspiración contra el régimen de Maduro. 

Los "delatores" declararon que ellos junto con los militares detenidos y llevados a juicio, tenían planes para tumbar a Nicolás Maduro. Estos "delatores pasaron de acusados a "testigos protegidos" y fueron enviados como agregados militares a Bolivia.

LOS DELATORES SERIAN:

1. Tcnel (Av) Ramos Lozada, 

2. Capitán (Av) José Violaria Hidalgo, 

3. Primer teniente Wilfredo Coronel Peña

4. Teniente (Av) Alexandra Guerrero Romero.

 LOS OFICIALES RETIRADOS LLEVADOS A JUICIO SON: 

1. Cnel. José Gregorio Delgado, 

2. Tcnel Ruperto Chiquinquirá Sánchez

3. Capitán (GNB) Juan Carlos Nieto Quintero. 

LOS OFICIALES ACTIVOS LLEVADOS A JUICIO SON 

1. Mayor de la Aviación César Orta Santamaría 

2. Mayor de la Aviación Víctor José Ascanio,

3. Capitán Nery Adolfo Córdoba

4. Capitán Andrés Thompson Martínez

5. Capitán Laired Salazar; 

6. Capitán de Corbeta José Acacio Moreno.





http://aserne.blogspot.com/

Maduro enjuicia a profesor de Harvard por artículo sobre default en Venezuela

Por: Antonio María Delgado
Fuente: El Nuevo Herald

Ricardo Hausmann
 
Dicen que la pluma es más poderosa que la espada, pero el gobernante venezolano Nicolás Maduro parece estar tomándose el viejo adagio demasiado en serio.

El líder de la Revolución Bolivariana ordenó esta semana la investigación penal de un académico venezolano acusándolo de encabezar una “conspiración internacional” contra el país, mostrando como prueba central una columna de opinión que mostraba los problemas de solvencia del régimen chavista.

El artículo titulado “¿Debería Venezuela Entrar en Default?” -escrito por Ricardo Hausmann, profesor en la Universidad de Harvard, para el portal de columnas de opinión Project Syndicate- ilustraba el dilema moral que enfrenta un régimen chavista que debe decidir entre pagar los vencimientos de la deuda y dejar que población pase hambre por los problemas de escasez. 

Pero el planteamiento de Hausmann, un ex ministro de Planificación de Venezuela, resultó ser demasiado peligroso para el régimen de Maduro.

“Denuncio a Ricardo Hausmann, ministro del último gobierno del ex presidente Carlos Andrés Pérez. Hausmann es un bandido”, declaró Maduro en la noche del jueves, en palabras transmitidas por la televisión estatal.

“He ordenado a la Procuraduría, y le he hablado a la fiscal para que iniciemos acciones porque usted está metido en una campaña para hacerle daño a nuestra patria […] Tenemos las pruebas en sus declaraciones y artículos […] Usted es el asesor principal, Ricardo Hausmann, de todos estos grupos que le quieren hacer daño económico”, manifestó.

Hausmann, por su parte, le restó importancia a la decisión del gobernante venezolano de ordenar a la fiscal que abriera un proceso legal en su contra.

“Este gobierno tiene muy baja credibilidad, porque no hace sino mentir, y esta es otra mentira más”, comentó Hausmann en una breve entrevista telefónica con el Nuevo Herald desde Arabia Saudita.

“Igual, que como anunciaron que iban a lanzar un sacudón [para solucionar la crisis económica], así como están tratando de convencer al país que la escasez y la inflación son consecuencia de una guerra económica y le han dicho al país que la escasez de electricidad es causada por un sabotaje eléctrico, ahora están diciendo que este asunto está causado por una conspiración internacional”, expresó.

Para Hausmann, ninguno de estos argumentos sirven para explicar el origen de la crisis económica, que ha llevado a Venezuela a padecer la más alta tasa de inflación del mundo y niveles de desabastecimiento de productos sin precedentes en la historia moderna del país.

“Esto está causado por Maduro y sus políticas”, declaró Hausmann, quien es director del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard.

“En Venezuela, los problemas que ellos tienen de desempleo, inseguridad, escasez, un sistema cambiario alocado que lleva a una corrupción fenomenal, no tienen nada que ver con una conspiración externa”, manifestó.

En el artículo que publicó en Project Syndicate, Hausmann argumentó que los países que enfrentan situación similares a la de Venezuela frecuentemente optan por incumplir con las obligaciones que tiene en Wall Street, a cambio de recibir respaldo de los organismos multilaterales para emprender el necesario proceso de reestructuración que ayudaría recuperar eventualmente la confianza de la comunidad internacional.

“Pero nada de eso sucederá bajo el gobierno de Maduro, que carece de la capacidad, del capital político y de la voluntad de moverse en esa dirección. Pero el hecho de que su administración ha preferido incumplirles a 30 millones de venezolanos, en vez de a Wall Street, no es una señal de rectitud política. Es una señal de bancarrota moral”, enfatizó.

La columna de Hausmann fue ampliamente leída en círculos financieros y tuvo esta semana un impacto en los precios de los papeles venezolanos en el mercado de deuda.

El comentario sobre el incumplimiento a los venezolanos se debe a que el régimen de Maduro ya entró en default, dijo Hausmann en la entrevista.

“No es un tema de si Venezuela debe o no debe hacer ya default, porque Venezuela ya hizo default. Lo único que falta por decidir era a quién se le pagaba, y estos tipos decidieron pagarle religiosamente a Wall Street y hacerles el default a todos los demás”.

Eso significó una agudización de los problemas de escasez que está llevando diariamente a los venezolanos a pasar horas haciendo colas todos los días para ver qué es lo que está en venta en los anaqueles.

“Maduro decidió no pagar para que se realicen las importaciones de medicinas, decidió no pagar la importación de repuestos, decidió no pagarles a las líneas aéreas y es por eso que en Venezuela no hay medicinas, no hay repuestos y no hay cupo en los aviones”, comentó Hausmann, quien fue jefe de economistas del Banco Interamericano de Desarrollo.

“El hizo el default a la gente que obligó a importar, prometiéndoles que después de importar tenían que esperar 18http://aserne.blogspot.com/0 días para poder obtener las divisas, y pasaron los 180 días y pasó un año y pasó un año y medio y hasta dos años, y todavía no han obtenido las divisas que les prometieron”, afirmó.





GUANARITO: EL “EBOLA” VENEZOLANO

 
Fotografía realizada por Juan José Faría, en Guanarito, Edo. Portuguesa.
 
Hay la posibilidad que el virus responsable de las ocho muertes confirmadas el día 11 del mes en curso en Maracay sea de origen venezolano, el mismo que ha puesto al Dr. Angel Sarmiento en la mira represiva del estado venezolano a través del Gobernador del Estado Aragua Tarek El Aissami por haber denunciado la existencia de un “virus o bacteria desconocida”, a continuación les presento un trabajo de investigación para su consideración.
 
Saludos, LAVV.

Investigación por Cristina Gonzalez y Juan José Faría

 
El Guanarito mata en siete días. Su potente replicación viral inflama los tejidos del organismo y provoca una hemorragia interna que sale al exterior a través de todos los orificios del cuerpo. 
 
Todos.
 
Así fue como Delvia Guerra vio morir a su hijo de 17 años: defecando, vomitando, sudando y llorando sangre en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Doctor Miguel Oráa, de Guanare, la rural y silenciosa capital del estado Portuguesa. Fue en septiembre de 2002 y aún Delvia dice, por equívoco, que su hijo murió de dengue hemorrágico.
 
Desconoce que se trata de un virus netamente venezolano, que existe solo en los estados de los Llanos Occidentales del país y al que los científicos internacionales investigan con tanta cautela como interés pueden sentir por él los organizaciones terroristas que intentan disponer de armas biológicas de destrucción masiva. El motivo para ambos grupos es simple: el Guanarito es tan fiero, y casi tan letal, como el ébola, que por estos días asuela el oeste de África.
 
Lewis Lenín Silva Guerra, el hijo de Delvia, fue una de las 23 personas fallecidas ese año a causa de esta, la Fiebre Hemorrágica Venezolana. Desde su deceso en 2002 y hasta el mes de julio de 2014, han fallecido desangradas al menos 98 personas en el país, casi todas ellas en los estados Portuguesa y Barinas.
 
El virus causante de la enfermedad se llama Guanarito porque se descubrió en 1989 en el municipio llanero del mismo nombre después de que litros de sangre mancharan el piso del hospital Oráa. Más de cien personas murieron ante la impotencia de decenas de especialistas, epidemiólogos que se llevaban las manos a la cabeza mientras trataban la enfermedad en vano como si fuera un dengue. Pero hoy, a 25 años de esos terribles episodios, en esa población de 42.000 habitantes y tres parroquias le temen más a El Silbón, un espanto del folklore local, que a la fiebre. José Tovar -un técnico agropecuario de la población-, por ejemplo, frunció el ceño cuando se le preguntó sobre el virus. No sabía de la enfermedad, pero sí podía dar fe de que el espanto nacional por excelencia existía y que él mismo, con sus propios oídos, lo había escuchado.
 
Más de cien pacientes murieron en 1989 con el primer brote de Guanarito. Las huelgas estaban a las puertas del hospital Oráa de Guanare y el terror invadió la zona.
 
Mientras los guanareños, despreocupados por el virus, se cuidan de un fantasma, investigadores estadounidenses encendieron las alarmas por la pérdida de un frasco de Guanarito. Saben de qué asesino están hablando. Autoridades de la Universidad de Texas en Galveston informaron en marzo de 2013 sobre la desaparición de una muestra del Guanarito en un centro de investigación de esa casa de estudios, que sirve al Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Hasta la fecha, no hay mayor información sobre el caso y especialistas advierten el riesgo de que el virus pueda emplearse al servicio del bioterrorismo.
 
Reportaje de ABC NEWS del 25.03.13 sobre la desaparición de un frasco conteniendo el virus venezolano el Guanarito: 
 
 
Mucho más al sur del hemisferio, en Guanare -a tan solo dos horas en carro del epicentro hemorrágico del país-, siete taxistas, dos amas de casa, cuatro adolescentes, una oficinista y los dos encargados de un hotel de camioneros, interrogados para este reportaje, nunca habían escuchado sobre la Fiebre Hemorrágica Venezolana. Cerca, en la Dirección Regional de Salud del estado Portuguesa, cuya sede ocupa una estructura vieja con puertas de madera al cuidado de un portero armado solo con un cuaderno de visitas, Nuris de Manzione daba una charla sobre el ébola y sus implicaciones en el país, como una excusa para volver a hablar del Guanarito. Reunió a todos los epidemiólogos de Portuguesa para iniciar un cerco preventivo y evitar que un posible brote de Guanarito termine en los medios de comunicación bajo el disfraz de una presunta llegada del letal virus africano a Venezuela. Ya días antes, en julio, había muerto un residente del poblado de San Rafael -45 años, obrero, sexo masculino- por la fiebre hemorrágica. Hasta ese mes se registraron siete casos en lo que va de año; dos de esos pacientes perdieron la vida. De Manzione, en medio del desconocimiento rural, tiene todas las respuestas acerca de este asesino endémico.
 
MAS QUE DENGUE, GUARANITO
 
Tenía 32 años y era la epidemióloga regional. Morena oscura, con la mirada triste y con ocho años de experiencia para entonces, Nuris de Manzione dejó a su hijo de dos meses de nacido al cuido de una doméstica para llegar al hospital. Era septiembre de 1989, y en los pasillos del establecimiento sanitario la gente –hombres en su mayoría– moría desangrada por una aparente epidemia de dengue hemorrágico. Fueron más de 100 personas, de todas las edades pero todas, sin excepción, del municipio Guanarito, las que llegaron con hilos de sangre que les brotaban de los lagrimales. Los pacientes, débiles, con el abdomen inflamado y las encías sangrantes, fallecían después de varios días de ataques de fiebre, dolor de cabeza, malestar general y, al final, la inevitable y escandalosa hemorragia.
 
Reunidos ahora contra el ébola, los médicos de Portuguesa recuerdan que en 1989 tuvieron que correr por lo que entonces llegaron a escuchar como el “Supersida”.
 
La doctora De Manzione interrumpió su discurso del ébola y ahora está sentada en su oficina, rememorando, mientras contiene el llanto. Fueron los días más oscuros de su carrera, dice, antes de preguntar a qué se debe la investigación sobre el virus. Es que nadie se interesa ya. En Guanarito, que para entonces tenía menos de 30.000 habitantes, creían que se debía a una maldición satánica y llamaron a la enfermedad el Supersida. Los estudios, apurados por la incontrolable epidemia, forzaron al grupo de epidemiólogos a trabajar con las uñas. El Instituto Nacional de Higiene y un departamento del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) analizaron las muestras. La viróloga Rosa Alba Salas descubrió que se trataba de un virus distinto a los sospechosos habituales: dengue, leptopirosis o malaria. Se sabía que era fiebre, y que era hemorrágica, pero nada más.
 
Entonces los epidemiólogos y virólogos del país se concentraron en la zona de Guanarito debido a las estadísticas de los pacientes. Todos provenían de allí –sí, el pueblo de El Silbón- y de los municipios vecinos de Papelón y Guanare. La mayoría eran trabajadores del campo con edades entre 20 y 45 años que se trataron con cualquier calmante los dos o tres primeros días de fiebre alta y llegaron a la pequeña ciudad solo después de detectar los primeros síntomas hemorrágicos.
 
La investigación previa arrojó que en la provincia argentina de Buenos Aires existía un virus similar, un Arenavirus llamado Junín, del que se tenía conocimiento desde 1958. Las muestras del virus criollo llegaron a la Universidad de Texas, en Estados Unidos, y allí, con el concurso del doctor Roberth Tesh, se determinó que se trataba de un Arenavirus endémico, es decir, que solo existe en ese poblado. Fue entonces cuando bautizaron la enfermedad como Fiebre Hemorrágica Venezolana. Ya la hemorragia tenía apellido.
 
De Manzione recuerda que a finales de ese año comenzaron los trabajos de campo. En sus cuadernos anotaron que la mayoría de los enfermos residían en las parroquias alejadas de la capital de Guanarito, del mismo nombre, y que en una sola familia se podían encontrar más de dos enfermos o fallecidos. Se sabía que el virus estaba en ese territorio, pero no se hallaba el vector, es decir, el animal que lo transmitía a los humanos y lo preservaba en el tiempo. En 1990 concluyeron que el virus vivía en el Zingodontomys Brevicauda, un pequeño ratón silvestre cuyo hábitat ocupa desde Panamá hasta el oriente venezolano, atravesando todo el territorio colombiano. De seis centímetros, se alimenta de plantas y frutos, y vive en madrigueras cerca de las siembras. Lo conocen como el ratón de caña de azúcar y solo entra a las casas en temporada de lluvia cuando el agua destruye sus guaridas. Pese a todo lo descubierto por los analistas, no había mayores registros de mordidas de estos animales en humanos. La transmisión del virus se convirtió en un misterio.
 
Mientras tanto, De Manzione y el resto de los investigadores se enfrentaron a otra epidemia: las críticas. Los políticos de entonces, cuenta, responsabilizaron al gremio médico y a la crisis sanitaria por las cientos de muertes e incluso los epidemiólogos fueron sometidos a una interpelación pública en el extinto Congreso de la Nación. Las huelgas estaban a las puertas del hospital y el terror se había adueñado del pueblo.
 
LA CUNA DEL EBOLA CRIOLLO
 
Los 42.000 habitantes de Guanarito conocen a Juan Hilario. Los primeros días de mayo no hay caporal paseando por sus parajes ni burrero que recorra sus caseríos. El Silbón es el pran del pueblo y su leyenda, la norma de convivencia. En una de sus calles reside Miriam Rodríguez, miembro de la directiva de la Asociación Nacional de Cultivadores de Algodón. Al principio dice que nunca había escuchado del Guanarito, pero al identificar los síntomas recordó el calvario de su amiga Delvia, la que perdió a su hijo en 2002.
 
El pueblo tiene unas calles llenas de aguas negras y poco alumbrado público. En sus 19 centros de salud no hay ambulancia alguna, pero es un poblado rico, con siembras de patilla, ajonjolí, girasol, melón y arroz por sus cuatro costados. Lewis, el muchacho de 17 años, removía la tierra en el sector Morrones un lunes por la mañana. Usaba solo las herramientas necesarias para adelantar el trabajo en la granja de su familia. A los tres días ingresó al hospital de Guanare por la persistente fiebre y, dos o tres días después, falleció. A su madre le dijeron que era dengue hemorrágico y que era una enfermedad única en Guanarito. Cuando Miriam Rodríguez vio morir al adolescente, olvidó el silbido del espanto y sintió fobia por los zancudos. Supuso que el pueblo estaba condenado a la muerte sangrienta debido a los elevados números de contagio del Aedes agiptus.
 
Doce años antes de ese deceso ya se había descubierto que la rata era la transmisora. Que rondaba por todo el pueblo y que cualquiera estaría condenado a su mordedura. Ningún trabajador de la tierra se preocupó por exterminar a la rata ya que la única forma era acabar con las cosechas o contaminar todos los sembradíos. Iniciando los noventa, el resultado de la investigación alarmó a todos los especialistas: bastaba oler el excremento de la rata para contagiarse. La inhalación y el tacto directo con los fluidos del animal son suficientes para correr el riesgo del desangre. Las ratas de caña de azúcar no muerden.
 
En la sala situacional de la Dirección de Salud tienen las cuentas claras, aunque no siempre concuerden con las del ministerio en Caracas. Desde 2008 hasta julio pasado, se han contabilizado solo en Portuguesa 175 casos. De ellos, 40 han fallecido. No hay registros de mortalidad de los otros estados endémicos –Barinas y Guárico– ni de los estados en riesgo –Cojedes y Apure–. Las cifras del Ministerio de Salud reportan 41 casos durante ese período a nivel nacional.
 
De modo que hubo más casos reportados en Portuguesa que los certificados por el ministerio en todo el país. Mientras que el ente oficial en materia de salud en la entidad señala que en 2008, por ejemplo, hubo cuatro muertes, el ministerio sólo da cuenta de dos decesos en todo el país. Al año siguiente, se registraron ocho defunciones en Portuguesa, pero el ministerio reportó seis a nivel nacional. En 2011, también, lo reportado por la Dirección Regional, 14 defunciones en Portuguesa, contrasta con la cifra de 13 muertos por la fiebre en todo el territorio nacional expuesta en el Anuario de Mortalidad publicado ese año por la cartera de Salud.
 
De Manzione dirige una sala situacional equipada con tesón e ingenio. Tiene una ingeniera a su orden que hacía análisis semanales en Guanarito, pero ahora los hace una vez al mes por falta de vehículo. Pese a ello, los investigadores cuentan con el Centro de Investigaciones de Virosis Hemorrágicas y Enfermedades Transmisibles (CIVIHET), a donde van a parar todas las muestras para el estudio de los posibles casos. Se trata de una pequeña residencia en el sector La Colonia de Guanare que funciona hasta las tres de la tarde y que no atiende al público en general, sino que recibe las muestras que envían desde el hospital. Allí labora desde abril de este año la bioanalista María Eugenia Núñez, oriunda del estado Bolívar y especialista en Biología Molecular del IVIC. Ese mes recibió un caso novedoso para ella en un laboratorio privado: el paciente tenía todos los síntomas del dengue, pero la evaluación del virus arrojaba otro resultado, así que fue remitido al hospital Doctor Miguel Oráa. Pese a todos sus estudios, fue ese día que Núñez conoció al Guanarito cara a cara. Si en Portuguesa se desconoce su existencia, en el resto del país el primo hermano del ébola no tiene ni barra ni doliente.
 
El profesor Enriquez Álvarez, de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel) de Barinas, publicó en 2009 una investigación tituladaVirosis hemorrágicas en el medio rural, sobre el conocimiento de los habitantes del caserío El Ruano del municipio Guanarito sobre la Fiebre Hemorrágica Venezolana. Realizó entrevistas durante cuatro años que revelaron la ignorancia colectiva sobre la enfermedad y sus riesgos. La investigación concluye:
 
“La población muestra confusión respecto a la enfermedad que le afecta (…) La intervención educativa ha sido débil, el Ministerio de Salud ha informado sobre la fiebre a algunos pobladores y el Ministerio de Educación y la Dirección Ejecutiva de Educación han estado ausentes del área”.
 
Muchas personas, aun siendo afectadas, explicó Álvarez, no creen que se deba a un virus sino a cosas de brujería. “Piensan que viene por la vía de un mal echado. Es una creencia general”, dijo. Por ello, desarrolla actualmente un segundo estudio sobre las supersticiones alrededor de la enfermedad e impulsa talleres dirigidos a maestros de escuelas rurales. “El 90 por ciento de esos docentes no la conoce”. Su interés lo llevó a presentar al año pasado una propuesta ante el Ministerio de Educación Universitaria para ampliar el alcance de sus actividades informativas a más poblados de Portuguesa y Barinas.
 
Las jornadas educativas y preventivas del Ministerio de Salud, cuenta, no logran abarcar los diversos caseríos. Los funcionarios del ministerio son pocos y no cubren esas grandes áreas. La cartera de Salud elaboró el Manual para la Vigilancia Epidemiológica de la Fiebre Hemorrágica Venezolana, con datos detallados sobre los síntomas del virus y las medidas de prevención. Está publicado en el website del ministerio. El acceso a estos materiales, sin embargo, se dificulta en las residencias rurales caracterizadas por su escaso acceso a Internet.
 
MATA PERO NO TANTO
 
El CIVIHET es el único centro diseñado para las investigaciones sobre el Guanarito. Gabriel González, su director, explica que para identificar el virus se debe extraer su ADN. La institución también tiene cuartos de evaluación del Mal de Chagas, leptopirosis, malaria, chikunguña y otras enfermedades virales. El laboratorio, humilde a simple vista aunque equipado, luce en perfectas condiciones. De hecho su aspecto y funcionamiento parecen refutar al presidente del Colegio de Médicos de Portuguesa, Carlos Casal, quien desde Acarigua –la capital comercial de la provincia– aseguró que el laboratorio había sido desmantelado por el Gobierno nacional desde el año 2000.
 
El nivel de mortalidad del Guanarito es de 23 por ciento, es decir, de cada 100 enfermos al menos 23 mueren. Ana Carvajal, especialista en Infectología y miembro de la Red Defendamos la Epidemiología Nacional, explica que el nivel de mortalidad de la Fiebre Hemorrágica Venezolana, menor al 30 por ciento, es lo que diferencia esta enfermedad del ébola, un Filovirus.
 
Aunque la fiebre llega a ser letal, no parece tener relevancia para las autoridades. El Gobierno se concentra en el dengue, que hasta la semana epidemiológica número 34 de 2014 ha registrado 412 casos solo en Portuguesa. Sin embargo, todavía no se reportan fallecimientos por el dengue, como sí los hay por el Guanarito. Tomás Rebolledo, el epidemiólogo de esa jurisdicción, cree que el índice de mortalidad podría ser menor si se contara con una ambulancia: el ratón de caña de azúcar no vive en la capital del municipio sino en sus caseríos. Explica que el residente de uno de esos pequeños pueblos puede tardar hasta dos horas en llegar al hospital principal de Guanarito. Y desde allí se remite al de Guanare, que queda a otras dos horas. El tiempo de los contagiados es oro: generalmente salen de sus casas cuando ya se presentaron los indicios de sangramiento y les quedan apenas horas de vida.
 
Al llegar al hospital, a los pacientes se les administra Ribavirina, un antiviral que se creó y se aplica en Argentina. No es un tratamiento específico para la Fiebre Hemorrágica Venezolana, pero la experiencia demuestra que ayuda a disminuir las muertes. Nuris De Manzione explica que el medicamento es suministrado por el Gobierno nacional, que busca dentro y fuera del país algún laboratorio que lo fabrique. Por tratarse de enfermedades endémicas y muy localizadas, no hay capitalismo que se interese por la producción masiva del antiviral.
 
ASESINO EN FUGA
 
Un comunicado enviado a los empleados de la Universidad de Texas dio a conocer el escándalo: durante la inspección de rutina realizada del 20 al 21 de marzo de 2013, investigadores estadounidenses advirtieron la desaparición de una ampolla con virus Guanarito del Laboratorio Nacional Galveston de la División Médica de la universidad. Permanecía almacenada dentro de un congelador, aseguró el presidente de la División Médica de la universidad, Dr. David L. Callender, autor del mensaje. Desestimó la posibilidad de hurto al no encontrarse indicios de violación de los mecanismos de seguridad del laboratorio.
 
El Centro Médico de la Universidad de Texas estudia el Guanarito desde hace más de 25 años.
“Esta es la primera vez que un frasco que contiene un agente de selección ha sido dado por desaparecido en UTMB [Universidad de Texas Medical Branch]. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades fueron notificados de inmediato, y al mismo tiempo UTMB inició un proceso riguroso para garantizar la seguridad de sus investigadores, empleados y la comunidad”, dice el documento. El incidente ocurrió en uno de los laboratorios de Estados Unidos de máxima seguridad, donde también se estudia el ébola.

Scott C. Weaver, director del Institute for Human Infections and Immunity del Laboratorio de Galveston, afirmó vía telefónica que el interés estadounidense en el estudio del Guanarito se debe a las posibilidades de que pueda ser usado para la elaboración de armas biológicas debido a sus severos efectos hemorrágicos. Aseguró que la naturaleza epidemiológica y los síntomas de este virus son investigados desde hace años por su colega, el doctor Tesh, y otros científicos.
Pero la ubicación de la polémica muestra, confirma el especialista, aún es un misterio…
 

Desde la prision/Emotivo mensaje de @LORENT_SALEH a Nicolas Maduro



jueves, 11 de septiembre de 2014

Colegio de Médicos: Ocho muertos en HCM por enfermedad no identificada

Ocho personas han fallecido en las últimas 72 horas en el Hospital Central de Maracay por una enfermedad no identificada, según lo denunció este jueves el presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, Ángel Sarmiento, informa El Carabobeño.

En rueda de prensa desde la sede del gremio, el médico precisó que se trata de cuatro adultos y cuatro niños, quienes presentaron malestar general, fiebre, manchas en el cuerpo que luego se convirtieron en ampollas y hemorragias internas.

Sarmiento informó a través de Unión Radio que las muestras ya fueron enviadas al Instituto Nacional de Higiene en Caracas, a fin de determinar la enfermedad que les causó la muerte. Desmintió que el Hospital Central de Maracay se encuentre en cuarentena.

Rechazó una información que ha estado circulando por las redes sociales sobre un posible aislamiento del centro de salud por esta razón. Contó que en la madrugada se registró una contingencia en el piso 1, propiciada por los mismos pacientes, pero no se trata de una decisión oficial de las autoridades de salud.

Indicó que la Corporación de Salud del Estado Aragua (Corposalud) emitirá en las próximas horas un comunicado para confirmar los 8 fallecimientos y se espera que den mayores detalles de lo ocurrido y de las investigaciones que se adelantan para aclarar las causas de las muertes.

Más temprano

El presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, Ángel Sarmiento, ofreció una rueda de prensa para denunciar la repentina muerte de niños, adultos y adolescentes que se ha registrado en las últimas horas en el Hospital Central de Maracay, publica El Aragueño.

Informó Sarmiento que hasta ahora se desconoce el diagnostico de los pacientes que han fallecidos. Explicó que se trata de un “síndrome hemorrágico febril agudo que produce la muerte en forma abrupta en un lapso no mayor a las 72 horas”, agregó.

Comunicó que los pacientes llegan al nosocomio maracayero con los síntomas provenientes de otros municipios y sectores lejanos. “

Hasta los momentos se registran ocho muertes entre adultos y niños”, aseveró.

El presidente del CMA aseguró que esperan por los resultados de estos casos por parte del Instituto Nacional de Higiene para determinar el diagnóstico de esta “rara” enfermedad de la que desconocen mayores detalles. Extendió un llamado a la calma a la colectividad en general, al tiempo que recomendó no asistir a las instalaciones del Hospital Central de Maracay, pues, a su juicio, “hasta la visita pudiese ser afectada”, sostuvo

Con información de Ysa Rodríguez

Hospital Central de Maracay 

















Lo trasladan a Táchira

El Ministerio Público imputó tres nuevos delitos a Lorent Saleh y el Tribunal 7° de Control ordena su reclusión en un centro penitenciario del estado Táchira 


 

El Ministerio Público imputó tres nuevos delitos a Lorent Saleh, quien el pasado 8 de septiembre fue privado de libertad luego de haber violado el régimen de presentación otorgado por el Tribunal 3° de Control de Carabobo a propósito de su participación en unas protestas en esa jurisdicción en 2010.

Los tres nuevos delitos son: expedición indebida de certificados falsos, facilitación de ingreso ilegal de extranjero y falsificación de documento. La imputación fue introducida por el fiscal 23° del Táchira, Jean Carlos Castillo, ante el Tribunal 7° de Control de esa jurisdicción, instancia que acogió la precalificación fiscal y dictó medida privativa de libertad.

En este caso, el citado juzgado había acordado una orden de aprehensión contra el imputado el 13 de junio de este año, previa solicitud del Ministerio Público. Gómez Saleh fue trasladado este jueves 11 de septiembre al referido estado fronterizo.

El pasado 8 de septiembre, las fiscales 20° nacional y 5° de Carabobo, Katherine Harington y Analía Aguilar, respectivamente, ratificaron la imputación contra Gómez Saleh y Gabriel Valles por la presunta comisión de los delitos de instigación e intimidación al orden público, incertidumbre pública y divulgación de información falsa.

Los dos jóvenes fueron aprehendidos el 26 de septiembre de 2010 en Valencia, procedimiento durante el cual también se les incautó material bélico.







Cantante venezolano Jose Luis Rodriguez entrevistado por Jaime Bayly




Jaime Bayly Show (Septiembre 8, 2014)

Invitado Especial: José Luis Rodríguez (El Puma) -Cantante y actor venezolano



Presidente de Colegio de Médicos de Aragua confirma 8 fallecidos en HCM por enfermedad desconocida

 
El presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua, Ángel Sarmiento en rueda de prensa desde la sede del gremio, confirmó la muerte de 8 personas en el Hospital Central de Maracay en los últimos días, con los mismos síntomas.
 

La enfermedad, hasta ahora sin identificar, empieza con pequeñas erupciones y termina con una hemorragia masiva, señaló Sarmiento. El gremio solicitó declarar una alerta médica en el estado Aragua, ante esta patología desconocida.


El galeno indicó además que se descartó que fuese meningococcemia, como se había rumorado por las redes sociales, después de sostener una reunión con residentes del HCM. 


Sobre el cerco epidemiológico y cierre temporal del nosocomio maracayero, se conoció que sucedió en la madrugada de este jueves de forma preventiva, sin haberse decretado oficialmente, y fue de muy corta duración.



          laudelyn @laudelyn

El Puma a Bayly: "La patria se perdió por una cobardía de Capriles”

José Luis Rodríguez

¡Escándalo! El cantante venezolano José Luis Rodríguez, mejor conocido como "El Puma", habló de la política del país en el programa de Jaime Bayly.

Durante la entrevista, Rodríguez expresó que para él Chávez, fallecido ex presidente, "fue el peor traidor de Venezuela" así como también calificó a su "heredero" Nicolás Maduro como un incompetente que está "destruyendo un país hermoso, tal vez el más rico de Latinoamérica".

Con seguridad y convicción "El Puma" dijo que el próximo Presidente de la República será Leopoldo López, y que por "culpa de una cobardía de Capriles" se habría perdido la patria.

Igualmente, el cantante exigió que Maduro liberara definitivamente a Leopoldo López y a Iván Simonovis.

Aquí te dejamos las contundentes declaraciones de José Luis Rodríguez:


miércoles, 10 de septiembre de 2014

V/A Mario Iván Carratú | Organización Ciudadanía y Resistencia | 2 AUDIOS

Sep 10, 2014




  En vista de los acontecimientos políticos que, durante estos casi 16 años, han llevado a nuestro país a la pérdida de su soberanía, su identidad y a la ruina, todo esto causado por unos delincuentes que mantienen secuestrado al país y por una oposición que cohabita con dicho Régimen, es imperativo que la sociedad se organice en resistencia, y de manera clandestina, para que juntos podamos rescatar a Venezuela. 

En esta ponencia el VA Carratú Molina expone las razones y la manera en cómo debemos comenzar a organizarnos y, al mismo tiempo, ponerle un rostro a la resistencia para que juntos enfrentemos y derroquemos a este régimen liderado por delincuentes.

¡La responsabilidad es de todos!

 

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India